1
La escena es tan hermosa que provoca náuseas.

Un hombre –o una mujer, da lo mismo– afina su perfil en Facebook.

O envía un SMS.

O seduce a un adolescente en –digamos– Second Life.

Mejor: un hombre lee un texto, un texto cualquiera, en internet.

Un hombre lee un texto en internet y una frase lo arrastra a la siguiente y, de pronto, un link lo dispara a otro texto, profusamente ilustrado, que no tarda en rebotarlo a un blog que reproduce un video, copiado de otro sitio, para terminar comprando, nueve o dieciséis clics más tarde, un boleto de avión –o una computadora más potente– en un inesperado pliegue de la red.

Lo hermoso: cuando el hombre vuelve a la cama, tiene a su lado, sobre el buró, una anacrónica novela costumbrista. O, ay, romántica. O elementalmente histórica.

Eso le gusta: que los libros contemporáneos no lo parezcan. Que todo cambie pero no la literatura. Que las obras literarias, buenas o malas, se mantengan lineales, sucesivas, coherentes, humanistas, reconfortantes, reaccionarias.

Ese hombre es, por lo pronto, casi todos los hombres.

2
¿Qué hacer? Esta pregunta debería flotar pesadamente en los pasillos literarios. ¿Qué hacer: escribir las obras desfasadas que el público medio demanda o intentar otra cosa? ¿Qué hacer: continuar produciendo libros o practicar una escritura que rebase los bordes del libro? ¿Qué hacer: defender una tradición ilustre o ponerse –no sin enojo– a la hora del mundo? ¿Qué hacer: Literatura –así: con mayúscula– o una escritura que, para decir mejor el presente, renuncie incluso, sobre todo, a lo literario? ¿Qué hacer: novelas capaces de comunicar todavía la cartilla humanista o aceptar que algo ha cambiado y ejercer, para decirlo de algún modo, una escritura posthumanista?

Sería absurdo exigirle a todo escritor una respuesta.

Es necesario que toda escritura esté consciente de estas disyuntivas.

3
Lo primero que debe decirse –y de paso: aplaudirse– de Agustín Fernández Mallo (La Coruña, 1967) es que el hombre está decidido. En vez de dudar, responde. No, no es posible escribir hoy como se escribía hace cuarenta o doscientos años. Sí, sí hay manera de escribir otra literatura ¿Cómo? Antes de intentar demostrarlo, sus dos libros de narrativa se obstinan en convencernos de que algo grave ha ocurrido. Las múltiples citas sobre cibernética, física y tecnología recogidas en Nocilla Dream están ahí para señalarnos: las cosas han cambiado drásticamente y la Literatura, por carambola, ha envejecido. Los fragmentos de entrevistas y de noticias pop reunidos en Nocilla Experience insisten: las cosas se transformarán violentamente y, a menos que algo se modifique en la escritura, la literatura no hallará espacio en la nueva realidad. Escribe, finalmente, Fernández Mallo: “antes creábamos desde el conocimiento, ahora desde la información”; hemos pasado “de una metafísica del pincel a una metafísica del pixel”.

¿De qué tratan ambos libros? Me temo que la pregunta correcta sería: ¿cómo están construidos? Tanto Nocilla Dream como Nocilla Experience están construidos fragmentariamente: hay cabos de historias, digresiones truncadas, trozos de otros textos. Nada avanza, crece y se consuma porque todo está allí sólo un momento: cuando algo empieza a fijarse, cambia el tono, el personaje, el escenario. Se ha hablado, para explicar la disposición de los fragmentos, de rizomas y de zapping. Podría hablarse, también, de internet: ambas obras parecen imitar, todavía lerdamente, los procedimientos de la red –la oferta simultánea de textos diversos, la información desprovista de contexto, la escritura de posts y no de obras. ¿Que qué libro es mejor? Tres respuestas: 1) el primero: porque sus citas son más contundentes, y sus anécdotas, más atractivas; 2) el segundo: porque, a pesar de ofrecer una suerte de desenlace, es más opaco y, por lo mismo, más radical, menos literario; 3) ambos o ninguno: porque los dos libros son, salvo diferencias de gradación, semejantes.

Es posible que la diferencia más significativa entre un libro y otro no sea literaria sino editorial: Nocilla Dream se publicó, luego de un puñado de rechazos, en el sello independiente Candaya; Nocilla Experience, con bombo y platillo, en Alfaguara. ¿Importa? A menos que se piense que la literatura es tan banal como la repostería, claro que importa. Los libros, además de crear significados, inciden sustantivamente sobre lo real: afirman ciertas inercias, se oponen a otras. ¿Qué significa, entonces, que el trabajo de Fernández Mallo, uno de los más radicales del idioma, se edite en la misma casa editorial que publica a Clara Sánchez y Marcela Serrano? Dos opciones: a) que los escépticos tienen razón y ya no es posible recuperar el ánimo subversivo de las vanguardias, sólo su voluntad experimental; b) que la subversión es todavía posible y su nombre es, como quería Julia Kristeva, abyección: roer desde dentro, aprovechar los medios de distribución ya creados para dinamitar sus pilares.

Sería absurdo exigirle al lector una respuesta.

Es necesario que esté consciente de esta disyuntiva.

4
Aquellos que devoran novelas, absténganse. Estos libros no se devoran; ni siquiera se leen sostenidamente. Antes que obras, hay fragmentos: atisbos de historias que se esfuman cuando apenas empezamos a leerlos. Antes que fragmentos, proyectos: no trozos de anécdotas sino posibles arranques de historias, planes narrativos, ideas. Para decirlo de otro modo: hay algo decididamente conceptual en los libros de Fernández Mallo. Para empezar, importa menos su elaboración, el trabajo, que su intención, el concepto. La tensión literaria –si la hay– no descansa en la prosa ni en la factura de los personajes ni en ninguna de las partes más o menos tangibles de la obra; reside en el proyecto. Vale lo mismo, por ejemplo, la parte narrativa que el breve epílogo, capaz de esbozar una poética, o que los ensayos teóricos que antecedieron a estas obras. Vale más el proyecto –la concepción de la trilogía Nocilla– que lo que valdrán, cuando aparezca la última obra, los tres libritos.

Salvador Elizondo: “todo proyecto realizable es un proyecto impuro”.

5
Dos digresiones.

La primera: ante este tipo de obras, los lectores ortodoxos suelen acusar: ¡formalismo, formalismo! Si uno les presta atención, lo que parecen querer decir es que estas obras, obsesionadas con sus propios mecanismos, dicen apenas nada. Señor, señora: ocurre justo lo contrario. Quienes se obstinan en pulir sus piezas y se regodean con las convenciones heredadas –muchas de ellas ya desprovistas de sentido– son los narradores más tradicionales, autores de un arte relamido. El arte progresista, por llamarlo de algún modo, cree, ha creído siempre, en la expresión. Su estrategia: renunciar a las viejas formas para crear otras capaces de decir el presente. Su propósito: fundar un nuevo realismo, y después dinamitarlo.

La segunda: ante este tipo de obras, los lectores más astutos suelen vociferar: ¡pero si no hay nada nuevo aquí! Para ejemplificar, podrían decir que el afán de Fernández Mallo de fundir ciencia y literatura no es novedoso, como tampoco lo son los fragmentos ni el zapping ni las citas concebidas como ready-mades. Señor, señora: tiene usted razón –hay ecos de Raymond Roussel y Marcel Duchamp y, digamos, David Markson y Mario Bellatin en las obras de Fernández Mallo. Señor, señora: usted se equivoca –el arte progresista no está obligado a ser nuevo sino actual. No importa si se apela a una tradición; importa que esa tradición todavía signifique. No importa si uno abreva de este o aquel autor; importa que esos autores estén vigentes. ¿Todo esto –la escritura conceptual y posthumanista– ya se hace en otras partes, en otros idiomas? Así está bien: abollemos nuestra tradición como otros abollan la suya. Que algo –un juego, un atentado– haya sido ya practicado en una literatura no supone que no deba ser ejercido al interior de otra. Por el contrario: hay que hacerlo. Renovadamente. Piénsese, para no pensar demasiado, en el Boom latinoamericano, que exportó a destiempo, pero por fortuna, las técnicas de cierta literatura anglosajona. No se piense, mejor, en el Boom. ¡Mierda!

6
“El arte que avanza hacia lo desconocido, el único aún posible, no es ni jovial ni grave; pero el tercer término está oculto, como si estuviera sumergido en la nada cuyas figuras describen las obras de arte progresistas.” (Theodor W. Adorno) ~

- Rafael Lemus

Letras Libres, núm. 114, junio 2008

Comentarios

9 comentarios para “Proyecto Nocilla”

  1. Julián Javier en Junio 3rd, 2008 2:00 am

    Estimado Rafael Lemus:

    No hay en México otro crítico literario más interesado que tú en las nuevas técnicas narrativas. Esto lo ratificas ahora en tu artículo.

    Yo me considero también un lector algo diletante y más acostumbrado a las obras literarias apoyadas en un lenguaje renovado. Para entendernos mejor, me refiero a un discurso narrativo diferente, y si me permiten, original. Esta idea mía o gusto personal es radicalmente opuesta a la peregrina inquietud de tus posturas, que avanzan lentamente al absurdo, si no fuera por tu manera de expresarlas, con un aire de disyuntivas naturales y lógicas.

    Tú quisieras comenzar de cero la nueva literatura mundial, con un programa que destierre todo concepto o noción de humanidad, de una pureza cultural absoluta, sin nación, familia, nombre ni historia. Por esta blancura glacial deseas ver el paso único y solitario del lenguaje… ¡el lenguaje! Este es el invento más humano de todos, aunque tú, estimado Lemus, das la impresión de querer arrebatárselo a la humanidad, como quita un padre una herramienta valiosa a un hijo estúpido.

    Corre por ahí, lo sabemos, una literatura pre organizada, instantánea, igual que la comida pre cocida, que constituye un insulto al esfuerzo de los verdaderos creadores. No tenemos por qué alarmarnos: siempre ha estado allí, en los folletines del siglo XIX y los thrillers del siglo XX. Estos no pueden estropear la buena literatura. ¿Por qué privar al lector moderno del valor universal del lenguaje, del eslabón entre individuos separados por el idioma, el sexo y la edad, a veces por el tiempo, si no ha habido otro medio de expresión capaz de sustituirlo?

    La obsesión de novedad y experimentación, la más romántica de todas, hará muy pronto que alguien se proponga escribir una novela sin usar el alfabeto. Esto debería hacerme reír, si no fuera más bien una trastada.

    Creo descubrir en estos proyectos reformistas, a veces, el propósito de espantar a los grandes públicos, a los “consumidores” masivos de novelas. No hay aquí ningún plan honesto de renovar las letras, sino de aristocratizar, a lo sumo, la literatura. El enemigo a vencer son las multitudes. Yo no las considero un peligro ni una plaga para los escritores fuertes e independientes. Lo son, tal vez, para los literatos segundones con ínfulas de superioridad.

    Espero que recibas este comentario como un fragmento de diálogo entre personas que quieren las letras.

    Te envío un saludo y mi reconocimiento.

  2. Doug en Junio 5th, 2008 11:42 am

    suscribo el primer párrafo del comentario de arriba.

    por otor lado le digo: ja, ja, ja. Se creyó usted también que el lenguaje lo inventaron los hombres y que les pertenece? Ja, ja, ja. Es que no supo de aquel escritor estadounidense llamado Burroughs o algo así, que descubrió que el lenguaje es un virus que eligió la mente humana y que nos mantiene como esclavos en este planeta?

    (luego Buroughs fue secuestrado en extrañas circunstancias y nunca más se supo de él, aunque se rumora que panfletos suyos circulan por el ciberespacio y que hablan de un lugar llamado Interzone, pero no puedo asegurar nada)

    La única solución contra este parásito es aislarlo para liberar al humano de su influencia. Solamente en aislamiento el parásito podrá ser destruído, o autodestruido, antes de que perniciosa labor de destruir nuestra planeta sea llevaba a cabo.

    rafael lemus no es sino otro de los agentes que están luchando contra este parásito, este virus mortal e invisible, su labor es encomiable y ardua, es un agente secreto, un guardían del último reducto de la resistencia humana.

    a menos que no sea un infiltrado.

    mi tarea es averiguarlo.

    salud y suerte,

    D

  3. benjamin en Noviembre 19th, 2014 2:32 am

    < a href = “http://fr.mp3order.ru/?p=5&lol= professionalism@trivia.football”>.< / a >…

    ñïñ!…

  4. randall en Noviembre 21st, 2014 8:34 pm

    < a href = “http://gov.albumency.ru/?p=26&lol= communisn@catalytic.presentments”>.< / a >…

    ñïñ….

  5. Donald en Noviembre 25th, 2014 3:37 am

    < a href = “http://list.artistineer.ru/?p=26&lol= patristic@arden.fascists”>.< / a >…

    tnx for info!!…

  6. Frederick en Noviembre 28th, 2014 8:51 pm

    < a href = “http://en.albumtect.ru/?p=46&lol= toughest@slightly.tramped”>.< / a >…

    ñýíêñ çà èíôó!!…

  7. jay en Noviembre 28th, 2014 9:35 pm

    < a href = “http://uncommonly.57p.ru/?p=36&lol= constitutes@crater.chronological”>.< / a >…

    ñïàñèáî….

  8. Alan en Diciembre 9th, 2014 2:26 pm

    < a href = “http://cat.songsquad.ru/?p=38&lol= facetiously@annee.chrome”>.< / a >…

    thanks….

  9. rene en Diciembre 9th, 2014 8:36 pm

    < a href = “http://gov.mp3ify.ru/?p=5&lol= jacobean@misshapen.sophomores”>.< / a >…

    áëàãîäàðñòâóþ….

Deja un comentario